Most read

  • El nuevo presidente del CSIC(677120)read more
  • Artículo VIP en Angewandte Chemie International Edition(207230)read more
  • 2012 Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos(168978)read more
  • Revisión en Chemical Rewiews(140532)read more
  • Investigadores del ICP en Etiopía(135535)read more

Keywords

Entrevista al Director del ICP en el diario LA RAZÓN

“La sociedad es miope en Ciencia y Tecnología porque no se mira a largo plazo”
 
¿Cuáles son los orígenes del ICP?
El ICP se fundó en 1975 a partir de un departamento del Instituto de Química Física “Rocasolano”. Desde 1990 tenemos edificio propio en el campus de la Universidad Autónoma de Madrid (hoy Campus de Excelencia Internacional), donde realizamos investigación tanto básica como aplicada en muy variados campos y géneros de catálisis, especialmente de tipo heterogéneo y enzimático. Quiero destacar la sinergia que se da entre estas dos especialidades como uno de los rasgos singulares del ICP.
 
¿Qué líneas de investigación están siguiendo?
Para que los lectores comprendan mejor lo que hacemos explicaré que un catalizador es una sustancia que permite acelerar reacciones químicas sin que dicha sustancia se consuma. Dicho esto, existen multitud de procesos químicos en los que actúa la catálisis y de hecho, se calcula que ésta interviene en un 80% de todos los productos químicos que se producen en el mundo. Constituye una parte crucial de la Industria Química. En el ICP trabajamos principalmente en tres áreas. Por un lado, aplicando la catálisis a procesos de Energía; hoy en día, con gran atención a la energía sostenible y limpia, para producir biocombustibles y en la economía del hidrógeno y las pilas de combustible, o para usar químicamente la energía solar, todo con el fin de disminuir las emisiones de CO2. Es una de sus aplicaciones aunque existen más. Un segundo campo es la síntesis química específica de ciertos compuestos. Transformar, por ejemplo, una molécula en otra evitando que se forme un tercer producto que sea contaminante o no nos interese. Se usa, entre otras cosas, para elaborar productos farmacéuticos o nutricionales de alto valor añadido.

¿Y el tercer campo?
Existe un tercer campo para combatir la contaminación, como se hace con los catalizadores que llevan incorporados los vehículos o descontaminando las aguas o los humos que salen de las chimeneas. Incluso se ha propuesto la limpieza del aire de las ciudades situando en las paredes de los edificios y en los suelos de las calles componentes catalíticos para que destruyan los óxidos de nitrógeno. En el ICP trabajamos hoy en estas tres áreas: energía, síntesis de productos químicos con alto control de los productos y eliminación de contaminación.
 
¿Cuál es la relación del Instituto con la Industria?
Es muy estrecha, pues muchas empresas usan procesos basados en catalizadores. Para que se hagan una idea de su relevancia, diré que los contratos con empresas firmados en el año 2013 representaron más de 2.250.000 €, frente a la financiación pública (incluida la europea) que fue de 2.500.000 €.

Los recortes también han llegado a la Investigación, ¿con qué recursos cuentan?
En el CSIC hemos vivido durante el año 2013 una situación de casi ahogo; ahora es un poco menos angustiosa. Aun así, el presupuesto que asigna el CSIC al ICP en 2014 baja un 7,5 % respecto a 2013, y si conseguimos defendernos es gracias a los contratos y a los proyectos nacionales y europeos. En el ICP trabajan actualmente unas 180 personas, pero la entrada de nuevo personal es casi nula; en el CSIC las plazas de los investigadores que se jubilan no se cubren. De esta forma disminuyen los recursos humanos y aumenta su edad promedio. En cuanto a los recursos técnicos y materiales, en el ICP necesitaríamos actualizar equipamiento, aunque disponemos de algunos instrumentos realmente modernos. También sería muy necesaria una ampliación de las dependencias, aunque hoy no sea posible. Padecemos pues limitaciones de personal, de equipamiento y de espacio.

¿Cuáles serán sus próximos proyectos?
Estamos preparando un proyecto para abordar de modo integral todos los procesos de tratamiento de una materia renovable, como la madera, la celulosa u otro tipo de biomasa, de modo que partiendo de ella se puedan obtener la mayoría de los productos que normalmente se extraen del petróleo o del carbón, como son los combustibles líquidos o el hidrógeno. También se obtendrían los compuestos básicos usados para fabricar fármacos, detergentes o polímeros, por ejemplo. Se trata de que colaboren la mayoría de los grupos de investigación del Instituto. Si lo conseguimos, será un proyecto muy destacable; pensamos presentarlo en la próxima convocatoria de Centros de Excelencia Severo Ochoa del Ministerio.

De cara al futuro ¿qué avances se van a conseguir en energía?
Siempre resulta difícil hacer predicciones en este sentido, pero hay que pensar en ir cambiando nuestras fuentes energéticas. El petróleo no se va a terminar de inmediato, pero no podremos evitar el calentamiento global por las emisiones de CO2. No está claro en qué extensión lo sufriremos, pero hemos de minimizarlo abordando ya el uso de otras energías limpias. En un futuro lejano probablemente usemos la fusión nuclear; mientras tanto, usemos más eficazmente los combustibles fósiles que tenemos, y además aprovechemos cada vez más los recursos que nos brinda la naturaleza con las energías renovables: vegetales, sol, viento... La catálisis permite obtener combustibles a partir de todas ellas.

A veces parece que no hay un interés suficiente en desarrollar este tipo de acciones desde los órganos de poder…
Falta impulso público al desarrollo tecnológico y científico, porque son operaciones a largo plazo y desde el punto de vista político o de empresa siempre se piensa en resultados a corto plazo. La sociedad en su conjunto es miope en Ciencia y Tecnología porque no se mira a largo plazo. Además, la gente piensa en la Química como en algo artificial, cuando en realidad Química somos todos y la naturaleza está totalmente basada en ella. Lo que hemos de hacer es usarla de modo eficaz y limpio. La investigación da resultados continuamente, pero los proyectos que se empiezan hoy darán resultados vendibles sólo a largo plazo. Si no hay un desarrollo tecnológico y científico las próximas generaciones sufrirán gravemente las consecuencias.
 
Entrevista publicada el pasado día 30 de Marzo, en el espacio semanal “A tu salud” del diario LA RAZÓN.
 
Cultura Científica y Comunicación (ICP-CSIC)
CCC2014/09
logo de CSIC