Lo más leido

  • El nuevo presidente del CSIC(677588)leer más
  • Artículo VIP en Angewandte Chemie International Edition(207298)leer más
  • 2012 Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos(169062)leer más
  • Revisión en Chemical Rewiews(140647)leer más
  • Investigadores del ICP en Etiopía(135625)leer más

Claves

Las zanahorias como combustible

Un proyecto de investigación hispano-argentino en el que participan investigadores del ICP propone utilizar las zanahorias descartadas para la fabricación de bioetanol que puede ser empleado, entre otras aplicaciones, como combustible.
 
En el trabajo Production of bioethanol from carrot discards, publicado en la revista Bioresource Technology, se presentan las conclusiones a las que han llegado el equipo de investigación del que forma parte el investigador del ICP-CSIC, Francisco Plou. En el grupo también participan científicos españoles de la UNED, así como científicos argentinos de la Universidad Nacional del Litoral y de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano.
 
Es la primera vez que se utiliza este tipo de hortalizas para la obtención de bioetanol que de la misma forma que en otros casos se consigue por la fermentación de azúcares. Este hecho constituye una particularidad interesante porque evitaría el efecto negativo que pudiese causar sobre el consumo alimentario de la población, puesto que para su obtención se aprovecharían las ingentes cantidades de zanahoria descartadas, al no cumplir con los estándares requeridos por su forma o tamaño. Así, por ejemplo, en el año 2010 se cosecharon más de 420.000 toneladas de zanahorias en España y según indica el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se ha descartado el 20% de la producción. Con la utilización de la materia rechazada se podrían paliar las objeciones presentadas por los grupos ecologistas a alguna de las prácticas que lleva a cabo la industria para la obtención del bioetanol.
 
La producción de bioetanol por fermentación de azúcares contenidos en la materia orgánica de las plantas constituye un método muy utilizado desde hace tiempo y para el que hasta ahora no se habían empleado las zanahorias. Los azúcares  están combinados en forma de sacarosa, almidón, hemicelulosa y celulosa. Del proceso de la fermentación se obtiene alcohol hidratado, con un contenido aproximado del 5% de agua, tras ser deshidratado se puede utilizar como combustible.
 
El bioetanol mezclado con la gasolina recibe el nombre de gasohol o alconafta y produce un biocombustible de alto poder energético con características muy similares a la gasolina pero con una importante reducción de las emisiones contaminantes en los motores de combustión. Se suelen preparar mezclas con la gasolina en concentraciones del 5 o el 10% que no requieren hacer modificaciones en los motores actuales. 
 
En España la industria emplea principalmente cereal como materia prima básica y también los excedentes de la industria de la remolacha transformados en jugos azucarados de bajo costo.
 
En un futuro próximo, como consecuencia de esta investigación está prevista la construcción de una planta, en la provincia de Santa Fe (Argentina), que será capaz de procesar entre ocho y diez toneladas de zanahorias al día.
 
Manoel Toural Quiroga
Cultura Científica y Comunicación (ICP-CSIC)
CCC2013/011
logo de CSIC